30.6.10

El compromiso de minimizar el cambio de móvil

Tengo móvil desde marzo del 1997 y en este período de 13 años y 3 meses (159 meses) he dispuesto de 7 aparatos diferentes de teléfono móvil, lo que supone una media de 22'7 meses o casi dos años por unidad (1'9).

He hecho este cálculo para tener una noción precisa de qué uso en el tiempo doy a estos aparatos. Además, aportaré el dato subjetiva del motivo del cambio de cada unidad:

1) 1999: pleno desfase del aparato;
2) 2000: sustitución por móvil de empresa
3) 2002: razones de salud (el uso intensivo del aparato me producía dolor de cabeza)
4) 2004: fin vinculación empresarial
5) 2006: por desperfecto
6) 2007: para disponer de un terminal que unifican teléfono y palm

En este momento, a pesar de que la pantalla del actual aparato tiene una rayada, he optado por no cambiar hasta que no sea necesario por otras razones, dado que este hecho no altera ninguna funcionalidad ni dificulta la lectura.

Hago esta reflexión partiendo de la opinión que todos juntos damos un uso excesivamente limitado a los aparatos tecnológicos, que si bien en ocasiones puede justificarse por la necesidad de actualizarlos ante un progreso tanto acelerado, muchas veces no obedece a ninguna otra razón que el cambio por el cambio.

La fabricación de aparatos tecnológicos y los móviles en concreto comporta unos impactos ambientales relevantes, y también de carácter laboral e incluso en aspectos básicos de derechos humanos y derecho a la vida. Al mismo tiempo, su destrucción, por más que se haga por las vías adecuadas de reciclaje y recuperación de componentes, también conlleva unos impactos cada vez mayores por la abundancia de aparatos.

Hacemos la reflexión en este momento motivados por la noticia según la cual Apple ha vendido 1,7 aparatos del nuevo iPhone en tres días (en EEUU, RU, Francia, Alemania y Japón). Un amigo me ha hecho notar las consecuencias del dato: probablemente son 1'7 millones los teléfonos que, a pesar de funcionar correctamente, han acabado en la basura! Y eso no es sostenible en absoluto.

La cultura insostenible del vender más significa que las empresas-especialmente en el sector tecnológico-vayan lanzando productos asegurando que puedan quedar obsoletos en un periodo breve. Si Apple es capaz de lanzar tres modelos en un año los accionistas se alegren ya que sólo el hecho de anunciarlo ya repercute positivamente sobre el valor de la empresa. Pero en cambio el medio ambiente no se alegrará mucho.

Según un estudio realizado por el Grupo de Trabajo para los Residuos Eléctricos y Electrónicos de la UE, este tipo de desechos (ordenadores y teléfonos móviles principalmente) representa ya el 4% de la basura total en Europa y su eliminación se está convirtiendo en un serio reto. Respecto a los móviles de una empresa concreta como pueda ser Sony Ericsson, se han recogido y reciclado aproximadamente el 5%  de los teléfonos móviles (en base a los volúmenes de ventas) a través de los sistemas de reciclaje europeos.

Compromiso

Como persona que hace un uso profesional del teléfono móvil, quiero expresar mi compromiso de dar la máxima duración a los móviles, y sustituirlos únicamente a partir del momento en que queden verdaderamente obsoletos (o pierdan funcionalidades o puedan afectar la salud, etc) , descartando las razones de ostentación y modos para ir con la última tecnología disponible.

Este compromiso lo hemos incorporado entre nuestros compromisos ambientales [ca].

Otros compromisos sobre móviles:
22/10/2009 El uso del móvil y otros compromisos de responsabilidad social de los y las profesionales

Enlace de interés:
[es] ¿Tenemos derecho a tener 35 móviles?

Otros apuntes sobre móviles:
15.11.09 Celulares peligrosos para las células
02/02/2009 Coltan reciclado
01/03/2009 El coltán para fabricar móviles debería constituir ya una materia relevante en la RSE
11/20/2008 Nuevos esclavos del siglo XXI trabajan para nuestros móviles 
15.8.07 Palmeras de telefónica

0 comentaris: