14.8.13

l porqué de la Responsabilidad Social en el Comercio (por Marta Ribera)

Cuando hablamos del concepto responsabilidad social estamos haciendo referencia a un amplio espectro de retos que tienen que ver con la relación entre la empresa y los diferentes agentes, tanto en el escenario interno como externo, que están afectados directa o indirectamente por la actividad de esta empresa.

Entre este amplio abanico de retos y diversidad de actores con los que la empresa interactúa hay uno destacado, sea cual sea la actividad o sector al que se dedica la empresa, e incluso al margen de la dimensión de ésta. Estamos hablando de las relaciones de la empresa con el capital humano, con un enfoque orientado a la gestión estratégica y de los intangibles, sin olvidar aquellos aspectos más pragmáticos que se concretan en los vínculos laborales entre empresa y equipo de trabajo.

El capital humano e intelectual es uno de los activos más valiosos de que dispone toda empresa. El capital humano está formado por los conocimientos y las habilidades que se han desarrollado entre los empleados de una empresa. Se puede medir a partir de la tasa de rotación, la implicación, la capacidad de trabajo en equipo, las habilidades, entre otros ... y por lo que se ha invertido en formación y en desarrollo de capacidades para innovar.

Sin embargo, la gestión del capital humano va más allá de la capacitación de la empresa para retenerlo. La empresa debe crear el escenario idóneo para este capital humano despliegue sus posibilidades a fin de enriquecer tanto la empresa como los conocimientos individuales del equipo de trabajo.

Unas condiciones de trabajo óptimas se traducen en una empresa capaz de atraer y retener, al tiempo que favorecer y potenciar el desarrollo de este capital humano. Es sólo en estas condiciones que la empresa logrará el compromiso y la implicación de los trabajadores. Dicho de otro modo, la identificación de éstos con la empresa.

Esta condición es importante para cualquier empresa, sin embargo pasa a convertirse en un aspecto muy relevante en el sector del comercio, particularmente en el comercio al por menor, dado que los empleados de dichas empresas están en contacto directo con el cliente final, y por tanto devienen la cara visible de esta empresa. Lo que el cliente recibirá de la empresa es lo que proyecta este equipo de trabajo. La personificación de la empresa materializada en el capital humano.

El equipo de trabajo constituye uno de los grupos de interés de mayor importancia a nivel interno, las políticas de la empresa hacia este activo deben entenderse como herramientas de mejora de esta empresa en un modelo de negocio socialmente responsable, dirigido a crear valor en los diferentes vectores a los que se hace referencia cuando hablamos de responsabilidad social: laboral, social, buen gobierno, económico y ambiental.

Por lo tanto, crear un entorno de trabajo de calidad se convierte en un aspecto vital, y poner en marcha políticas e iniciativas hacia este objetivo será casi condición sine qua non para las empresas que deseen adoptar un modelo de negocio de mejora constante, incorporando criterios de responsabilidad social con el fin de avanzar hacia la excelencia empresarial.


Marta Ribera i Rios
Colaboradora de Responsabilitat Global y Vector 5 · Excel·lència i Sostenibilitat




0 comentaris: