12.10.16

[ARTÍCULO] Prostitución ética y prostitución del voluntariado

Prostitución ética

Esta semana ha sido noticia el anuncio de promoción del Salón erótico, porque ha sabido construir una acción comunicativa que podríamos catalogar de pornografía con mensaje. Se trata de un anuncio que lanza una crítica a la hipocresía social en un país que muestra pudor hacia esta actividad sexual mientras aparta la mirada de ciertas malas prácticas aceptadas o institucionalizadas, como la tauromaquia, o todavía muy presentes en la sociedad, como la homofobia. Hay que felicitar a los autores del spot por el acierto que han tenido, al menos de cara al objetivo comercial que pretendían.
¿Y qué pretendían? La campaña está pagada por la cadena de prostíbulos Apricot, que intenta posicionarse en el mercado a partir de un nuevo concepto, la prostitución ética. En concreto, explican que en su caso, a diferencia de lo que suele ocurrir en el entorno de la prostitución, no hay proxenetismo ni tráfico de mujeres. El funcionamiento de su actividad de negocio se basa en que las prostitutas pagan un precio fijo de 45 euros por hora para usar las instalaciones y por el servicio de marketing. La economía colaborativa se va extendiendo, y en este caso supone que cada persona profesional pasa a ser autónoma y sin relación laboral con la plataforma que, en este caso, dispone de los establecimientos.
Hace tiempo se había propuesto que las prostitutas se organizaran en cooperativas, como una manera de hacerlas soberanas de sus cuerpos y que adquirieran el control de su actividad económica. Por las razones que fuera, no cuajó; cada colectivo tiene sus especificidades y puede que no estaba la cosa bastante madura para buscar este grado de autoorganización. En este caso, esta empresa ha visto la oportunidad de inaugurar un nuevo modelo de negocio en torno a la prostitución, basado en un nuevo relato comunicativo, unas presuntas condiciones éticas de las trabajadoras (o trabajadores, entiendo), y que puede permitir que en el futuro más segmentos de población puedan acceder a un servicio que se perciba como más normalizado, a partir de la aceptación social que pretenden generar.
Como dice Empar Moliner, refiriéndose a la prostitución ética, me parece la mejor idea de marketing, el mejor eslogan que he oído en mucho tiempo. Porque los detractores de la prostitución, los que no la querrían legalizar, suelen dar el argumento del proxenetismo y la explotación, que es bien cierto. Ahora bien, si desaparece esta idea, si resulta que hay algunas prostitutas y algunos prostitutos que se organizan en cooperativas y te hablan de "prostitución ética", ¿qué razones quedan para la ilegalización excepto las morales?
Por ello, aparte de las consideraciones morales que cada uno pueda tener para con el comercio del cuerpo, si se pretende abordar la legalización de esta actividad tradicionalmente asociada a malas prácticas muy diversas en impactos laborales y de salud, económicas y fiscales, sociales y de derechos humanos, la vía es cumplir las normas y las expectativas que la sociedad tiene sobre cualquier actividad económica.
Esta empresa va perfilando su modelo de marketing: de la provocación comercial en la provocación del mensaje. Hay que recordar que en la última edición del Mobile World Congress se dieron a conocer con una polémica valla publicitaria gigante donde se anunciaban a los visitantes y, aunque la retiraron a demanda de la organización del congreso, ya consiguieron dar el golpe a nivel publicitario. Y a la vez ayudaron a dar una mala imagen de los congresos internacionales de Barcelona, como si la gente de todo el mundo viniera a Barcelona a hacer uso de la prostitución local o, cuando menos, incentivándolo.
Sea como sea, para el Salón erótico es mejor una campaña que intenta construir un modelo laboral legal que no lo ocurrido en años anteriores: como explica Enric Borràs en el ARA, entre los protagonistas del salón en 2013 y 2014 había el productor porno Torbe, detenido y acusado de abusos a menores, tráfico de mujeres para la explotación sexual, distribución de pornografía infantil, y asociación criminal. Hace tres años  se recibió un premio Ninfa en reconocimiento a su carrera.
Prostitución del voluntariado
Y ya que este anuncio me ha hecho hablar del Salón erótico, no puedo evitar hacer una reflexión final sobre un aspecto colateral a la que hemos abordado: la utilización de voluntarios. Nuevamente, la organización ha ofrecido que los interesados pudieran hacer "voluntariado" en el Salón erótico a cambio de entradas. Es decir, hablando claro: que trabajaran gratis en el salón. Esto es una prostitución del voluntariado, nunca mejor dicho dado el contexto.
Así, el Salón Erótico de Barcelona deberá responder ante la Inspección de Trabajo después de que los sindicatos UGT y CCOO hayan denunciado a Apricot por querer ahorrar contratos y buscar un equipo de voluntarios. UGT ha acusado a la empresa de anunciar en su web que busca voluntarios para trabajar en las taquillas, los puntos de información para los visitantes y en la zona de venta de comida y bebidas. A cambio, la empresa garantiza acceso gratuito al Salón Erótico durante los cuatro días que estará abierto, entre el 6 y el 9 de octubre. Parece que al final Apricot se echó atrás.
Pero esta prostitución del voluntariado no sólo se da en contextos de prostitución carnal, ¡sino también en ambientes de RSE! Por ejemplo, la organización -una empresa lucrativa de Madrid- del evento Sustainable Brands, que se organiza cada año en Barcelona, en el IESE, pide voluntarios a cambio de poder asistir a las ponencias. ¿Más allá de la materia tratada o exhibida y el morbo que esto puede tener, hay diferencia?
No consta que los voluntarios del evento erótico se les aplicaran los derechos y deberes que legalmente les corresponden. Tampoco consta respecto al evento sostenible... Las empresas lucrativas no pueden disponer de voluntarios. No sé exactamente en qué categoría pseudolaboral se podrían encuadrar estos colaboradores gratuitos pero voluntariado seguro que no. Por tanto, no pervertamos los nombres.
El 19-12-2014, cuando tuve conocimiento de este proceder, me puse en contacto con la organización para pedirles explicaciones: Entiendo que Sustainable Brands '15 Barcelona  es un evento organizado por una empresa privada con afán de lucro. Dado que observo que piden voluntarios para colaborar, me pregunto bajo qué marco legal tienen previsto hacerlo. Esta fue la respuesta :
Estimado Josep Maria. El voluntariado de forma histórica dentro de Sustainable Brands (que como habrás visto es un evento que se hace a nivel mundial) es una opción para aquellos estudiantes, graduados y postgraduados, de participar activamente en la organización in situ del evento, y poder asistir a las ponencias de los líderes y expertos a nivel mundial en sostenibilidad. Es, si quieres llamarlo así, un trueque. Estos estudiantes con menos posibilidades de pagar la cuota de inscripción, y nosotros les cubrimos ese coste solicitándoles ayuda en la organización, que no en la producción. La selección de los voluntarios se hace desde el interés que muestran ellos previamente por hacer un mundo más sostenible, y su deseo de colaborar en esta iniciativa.
¡A esta precarización del trabajo ahora se le llama trueque! ¡Y resulta que todo se vincula a un deseo de hacer un mundo mejor que tienen estos estudiantes y que les lleva a trabajar gratis para una empresa de congresos! El enlace que me aportaron era de San Diego. Desconozco si en EEUU se permite legalmente que las empresas tengan voluntariado. Pero en Cataluña no. Y no es sólo un tema legal sino del Modelo catalán de voluntariado. Cuando una empresa viene a operar en otro país es bueno que se preocupe de conocer los requerimientos legales, sociales y culturales que prevalecen. Sólo entrando en la web hay viendo el nulo respeto a la lengua del país donde organizan el acto ya se ve que han aterrizado en Cataluña sin una comprensión clara de lo que significa la sostenibilidad y cómo las empresas deberían aplicar su responsabilidad en relación con las sociedades donde operan. Conviene empezar a reclamar que quien habla de eventos sostenibles -y quien además se gana la vida con ello- no hagan un uso reduccionista e impropio del concepto limitándolo a temas ambientales, sin incorporar las materias laborales o sociales, por ejemplo.