5.12.15

[VIDEO] Cruyff y Guardiola nos han cambiado la mentalidad como país

Estoy leyendo una entrevista a Xavier Sala i Martín, a raíz de la publicación del libro 'Economia en colors'. En una de las preguntas se dice si los catalanes somos de tradición victimista y si, como consecuencia somos poco ambiciosos. El catedrático de economía de la Universidad de Columbia responde:
-Eso ya no es verdad. Esta tradición es pre-cruyffista. En 2000 escribí un artículo titulado 'Gallina de piel' que explica que la gran contribución del Johan a la economía catalana fue que cambió el optimismo de los barcelonistas, pero también de los catalanes en general. Y con Guardiola todavía se dio un paso más. Ya no sólo no somos víctimas sino que somos los mejores. Y vamos con la bandera y la estelada por el mundo. ¿Y qué? ¡Sí! Somos catalanes y somos los mejores del mundo. Y nos repasamos a quien nos dé la gana. Y no es fachada, no. Vamos de verdad. El Johan y el Guardiola nos han cambiado la mentalidad como país.
Aún lo remarca con más contundencia cuando se le pregunta si es este cambio de mentalidad lo que ha permitido al país avanzar políticamente, y responde:
-¡Exacto! Obviamente, esto no se ha hecho gracias a Cruyff y a Guardiola, pero sin ellos no se habría hecho. Todavía tendríamos esa mentalidad victimista. Ha habido un cambio de mentalidad brutal en el país.
Me gustaría proponeros de ver los últimos tres minutos de la conferencia que hice este junio en Rosario, ciudad natal de Messi. La intervención iba sobre responsabilidad social de las empresas y, por tanto, quise hacer una referencia a la gestión del cambio aprovechando el interés que les merece el FC Barcelona.

















En la clausura quise hablar de los valores de país y de la cultura de derrota o de victoria. Lo hice partir del Barça de Cruyff y después de Guardiola. No sé si las casualidades existen pero me gusta sentir que la superación de la cultura resistencialista y de aceptación fatal de la derrota han venido conjuntamente para el Barça y para Cataluña. Hice una sencilla reflexión final al respecto.

0 comentaris: