22.6.18

[REFLEXIÓN] Las críticas injustas que se hacen pasar por sociales. Ahora contra Shakira por un error insignificante


Difaman Shakira acusándola de vender un collar nazi. Shakira se ha recuperado de la afectación que le ha tenido fuera de los escenarios pero ahora se ha encontrado con una situación inesperada y, en mi opinión, muy injusta. El hecho es que ciertos medios la han acusada de hacer apología del nazismo. El hecho es que un colgante que forma parte del merchandising del espectáculo y que estaba a la venta en la web oficial de la cantante mostraba el icono del Sol Negro.

Este es un símbolo compuesto de dos círculos concéntricos con doce rayos alrededor y que es considerado un símbolo del fin del mundo utilizado por las SS nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Actualmente es un símbolo recurrente entre los neonazis, recogido como una simbología motivo de sanción que está prohibida.

Después de hacerlo notar, el colgante ha sido retirado y sustituido por otro con una cenefa. Leo en El Nacional que la gente está muy enfadada y han comenzado a dejarla verde. La acusan de nazi directamente y muchos aseguran que no la perdonarán.

Probablemente puede haber detractores de la cantante y gente que ocupan el tiempo colaborando donde hay materia para hurgar... Pero la reflexión que quiero hacer es sobre la legitimidad, validez y oportunidad de ciertas críticas. Me parece una crítica oportunista y exagerada ya que todo parece indicar que es un error del equipo de marketing en absoluto imputable a la cantante. A la hora de valorar los hechos, es importante valorar que la cantante, Shakira, se ha mostrado siempre como una persona íntegra y comprometida con unos valores sociales. Por otra parte, la reacción ha sido inmediata, se ha retirado y sustituido con diligencia.

Algunas voces han lamentado que no haya dicho nada. Por el razonamiento arriba expuesto, no creo que la cantante tenga que disculparse de nada, ya que se comprende que es un error al que no hay que dar más relevancia. Sacarlo de contexto o darle un exceso de importancia contribuiría a dar a conocer a la sociedad este símbolo, lo que es innecesario y contraproducente.

Los hechos me recuerdan lo que pasó hace cinco años con Mango, más grave en ese caso porque detrás había un grupo organizado. En el 2013 publiqué un artículo donde me mostraba bastante crítico con unas actrices francesas que habían promovido una campaña contra empresa Mango.

Reproduzco un fragmento de lo que pasó y de la valoración. Esta es la secuencia de los hechos del caso concreto:

Hace unos días publiqué un artículo donde me mostraba bastante crítico con unas actrices francesas que han promovido una campaña contra la empresa Mango: reflexión en torno a unas esclavas de Mango (I) y (II). Aprovechando la circunstancia, me gustaría sacar algunas reflexiones de carácter más general. Esta es la secuencia de los hechos del caso concreto:

  1. Mala traducción. Tanto en lengua catalana como castellana el diccionario da el nombre de esclavas a unas piezas de joyería. La empresa Mango dio este nombre a unas piezas, y en la traducción a las otras lenguas mantuvo este término en francés, lengua que no designa así esta pieza. 
  2. Campaña. Este descuido en la traducción motivó que un grupo de actrices francesas organizaran una campaña en la red, que llegó a recoger cerca de 10.000 adhesiones.
  3. Corrección. Cuando la empresa se ​​enteró de la campaña, corrigió inmediatamente la denominación y se disculpó. 
  4. Insistencia. No satisfechas con la reacción, convocaron una acción dentro de un establecimiento de Mango en París, donde personas con cadenas y esposas recordaban los tiempos de la esclavitud.
Esta es la síntesis de la valoración:
  1. Exagerado. Me parece fuera de lugar montar esta representación por una traducción desafortunada y corregida de manera inmediata por la empresa. Me pregunto qué habría que hacer en caso de que la protesta fuera contra una empresa que realmente tuviera malas prácticas en derechos humanos y que de alguna manera encubriera la esclavitud! 
  2. Injusto. Cuando una empresa gestiona la responsabilidad social y da muestras de buenas prácticas, no se puede actuar con las mismas formas que ante una empresa descaradamente torpe. En primer lugar se debería haber tratado de dialogar.
  3. Aprovechado. No puedo dejar de intuir que esta iniciativa lo único que pretende es salir en la foto, generar polémica para verse favorecidos. Se sienten satisfechos de poder decir que gracias a ellos una empresa ha dejado de ser esclavista... porque es así como lo están vendiendo!
  4. Chovinista. Se expresan desde una superioridad moral y nacional.
Ya veis que el caso fue más grave, organizado, con intereses. En el caso que nos ocupa, si alguien podría tener interés que se hablara son precisamente los grupos nazis que podrían tener interés en dar a conocer a partir del conflicto creado su icono. En todo caso, invito a no dejarse llevar por críticas fáciles, inmaduras o interesadas. Bastante tenemos para utilizar nuestra energía crítica ciudadana contra tantas injusticias deliberadas que no permiten un desarrollo sostenible.

Más info:

0 comentaris: