7.4.15

La Real Academia de la Historia española rectificará y dirá que Franco fue un dictador

Hace cuatro años, publicaba una reflexión en Responsabilidad Global titulada (31/05/11) El nuevo diccionario de la RAH exalta la figura del dictador Franco.

La Real Academia  de la Historia española rectificará y dirá en el Diccionario biográfico español que Franco fue un dictador. Así lo ha anunciado la directora del ente, Carmen Iglesias, en una entrevista en la Cadena Ser. Concretamente lo hará en la versión digital de la publicación, ¡pero en la versión en papel!

La rectificación se produce después de las numerosas críticas que recibió la definición según la cual Franco 'montó un régimen autoritario, pero no totalitario, ya que las fuerzas políticas que le apoyaban quedaron unificadas en un Movimiento y sometidas al estado'.

Al cabo de unos años harán este cambio, que sólo afecta a la edición digital. La edición costó 6,4 millones de euros, que se financiaron con fondos públicos del Ministerio de Educación de Ángel Gabilondo, y fue impulsada por José María Aznar en 1998. Ahora nadie asumirá responsabilidad y este grupo de herederos del fascismo, que no han pasado por ningún proceso de arrepentimiento, seguirá bien satisfecho de su ideología. Cada vez se demuestra más la debilidad de la transición española y las consecuencias en la actual democracia blanda.

La sensación que tengo es que han preferido eliminarlo de la versión online porque el actual proceso catalán está provocando un escrutinio mundial de la democracia española, por lo que están cuidando algunos detalles como éste o como la identificación de tuiteros que insultaban y amenazaban o se pegaban los catalanes muertos en el accidente de Germanwings. Dije en " Los insultos contra los catalanes no son una anécdota que "podemos presuponer sin miedo a equivocarnos que sin la exposición a la opinión pública internacional, España no habría hecho nada, ya que su comportamiento en la materia ha sido constante".

Recorto de la reflexión que hice estos fragmentos:
¿Alguien se puede imaginar que hoy en Alemania una gran obra académica financiada con recursos públicos calificara Hitler como un patriota quizás ligeramente autoritario? ¿O que se calificara Willy Brandt como dictador? En España sí es posible y no pasa nada.
En la gestión de la responsabilidad social a menudo no se consideran suficientemente los aspectos relacionados con valores sociales como la calidad democrática o la gobernanza. Estos afectan a cualquier empresa u organización y deberían tener una mayor preeminencia.
Cuando nos referimos a un organismo público, esta exigencia debería ser aún mayor. De hecho, para un organismo público en un estado democrático la exigencia de una valores sociales democráticos y fomentadores de la gobernanza deberían ser materia obligada, de ley. En ausencia normativa, dejadez política, o en los límites legales, es sin duda la gestión de la responsabilidad social lo que debería permitir enderezar el mal gobierno de algunos entes.
El caso al que nos referimos es sobre el nuevo  Diccionario Biográfico Español, una obra monumental de la Real Academia de la Historia (RAH), que incluye una hagiografía del Generalísimo Franco y desvirtúa los acontecimientos que provocaron la Guerra Civil. [...]
El Diccionario es relleno de reseñas redactadas por historiadores próximos al franquismo. El propio director de la Academia, Gonzalo Anes, apoyó en su momento la polémica subvención que el Gobierno de Aznar le concedió a la Fundación Francisco Franco y que despertó las críticas desde diversos grupos del Parlamento. Ahora el director del organismo no comprende cómo puede haber gente que exprese estas críticas por un par de adjetivos sin valorar las 50.000 páginas de la obra, como si la historia se valorara en peso!
Se da la circunstancia de que el autor del artículo sobre el general Franco, Luis Suárez (Gran Cruz del Mérito Militar) es patrón de la Fundación Francisco Franco, miembro del Opus Dei y presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos.
Por otra parte, siguiendo la misma línea editorial, el diccionario se califica de dictador al presidente republicano Negrín. Así lo hace Carlos Seco Serrano que ocupa el cargo de censor en la Real Academia de la Historia. El tesorero de la Academia es José Ángel Sánchez Asiain, un empresario no historiador que fue secretario general técnico al Ministerio de Industria durante el franquismo.
No hay que olvidar que la censura y la tergiversación de la historia ha sido un tema de gran envergadura . Por supuesto que siempre y en cualquier lugar los vencedores escriben e imponen su versión. [...]
La obra también afirma que el presidente español Aznar perdió las elecciones porque el PSOE se aprovechó del desastre del Prestige. Algunos historiadores califican de "insulto" y "vergüenza" que la ideología franquista se cuele en una obra de la Real Academia de la Historia [...]

0 comentaris: