6.12.13

Hablamos con Fabian Mohedano, promotor de la iniciativa "Ara és l'hora" (ahora es la hora)

Este otoño ha nacido en Cataluña "Ara és l'hora" (ahora es el momento), una iniciativa que quiere incidir en la reforma de los horarios para adaptarlos a unos tiempos más racionales. 

Hablamos con Fabian Mohedano, uno de los impulsores del proyecto, para que nos explique los objetivos de esta iniciativa que, a través del diálogo y el logro de un amplio consenso social y político, pretende mejorar la calidad de vida de las personas.
Foto procedente del reportaje del diario ARA
  • La iniciativa, liderada por Mohedano, ha recibido el apoyo de Josep Maria Canyelles (Responsabilitat Global) y ahora aprovechamos para entrevistarlo.
Como ha nacido 'Ahora es el momento'?
La iniciativa nace de algunas personas preocupadas en la cuestión de la organización social del tiempo que, desde diferentes ámbitos de actuación, veíamos la necesidad de encontrarnos, de poner en común ideas, proyectos, conocimiento sobre la cuestión del tiempo. Es una iniciativa de la sociedad civil que nace de un grupo de expertos pero que quiere ampliar al máximo número de personas y actores posibles. Los cambios deben hacerse de abajo hacia arriba, sino fracasan del todo.
¿Por qué cree que los horarios actuales no son racionales?
Provocan una vida poco saludable ya que dormimos una hora menos de media que el resto de europeos, vamos cansados ​​al trabajo, esto provoca una reducción en la productividad, acentuada por el largo corte a comer. Influyen directamente sobre el fracaso escolar ya que no permiten acompañar a los niños y adolescentes en su trabajo escolar en casa. Nos dificulta la vida social, comunitaria y política sobre todo en la franja de personas con cargas familiares. Dificulta las posibilidades del crecimiento cultural y educativo...
¿Cuáles serían los cambios más urgentes?
El tiempo de trabajo es el eje sobre el que se organiza la vida social. Desde los años ochenta, la investigación sociológica ha puesto de manifiesto que la vida en sociedad depende en buena medida de los horarios y calendarios laborales. La rigidez del trabajo influye claramente en la capacidad de decidir en la resolución positiva de las dificultades de conciliación de la vida laboral con la vida personal y especialmente con la vida social. Por lo tanto, los cambios más urgentes deberían venir de la flexibilización de los horarios laborales.
Los horarios europeos son una buena referencia?
Los horarios actuales son una anomalía generada por el modelo de "desarrollo" franquista. En casi toda Europa, el horario laboral es de 9 a 5, parando un máximo de una hora para comer a mitad de la jornada. En España -y por tanto en Cataluña-, sin embargo, es habitual que los trabajadores paren dos horas para comer y que sus jornadas se alarguen hasta las 7 o las 8 de la tarde.
Ahora bien, en la forma en que está organizada nuestra sociedad, el tiempo es un factor sistémico dentro del modelo social. De forma esquemática el tiempo lo podemos abordar desde tres niveles: el nivel macro (de la sociedad), el nivel meso (de las organizaciones, empresas e instituciones que la componen) y el nivel micro (de la persona). Es decir, hay un acuerdo para cambiar horarios laborales, pero también como comemos, el prime time de la televisión, los horarios de los espectáculos, etc.
Con qué interlocutores ha previsto dialogar?
Nos proponemos fomentar el diálogo, la conversación y la reflexión con el objetivo de generar un consenso amplio social y político que permita presentar estrategias concretas de transformación reales en el Parlament de Catalunya, a la Generalitat de Catalunya, así como los gobiernos de ciudades y pueblos. Inicialmente hay que crear una Comisión de estudio para la reforma horaria en el Parlament de Catalunya.
Cree la adecuación de los horarios conllevará una mejor calidad de vida?
Indudablemente y por ello trabajamos para consolidar el factor tiempo como variable relevante en la búsqueda de crecimiento y bienestar. 

Anteriores:

0 comentaris: