1.1.14

La relación entre el sector no lucrativo y las empresas privadas (Responsabilidad Social Corporativa)

3.1.2. La relación entre el sector no lucrativo y las empresas privadas (Responsabilidad Social Corporativa)

Según Josep Maria Canyelles (experto en Responsabilidad Social de la Empresa y promotor del proyecto Responsabilidad Global), la Responsabilidad Social es una política de empresa según la cual una organización incorpora estratégicamente en sus procesos de creación de valor los intereses e inquietudes de los agentes que legítimamente toman parte en sus intereses (accionistas, trabajadores, clientes, ciudadanos, proveedores, financiadores, reguladores, agentes sociales...) y específicamente, un compromiso con la sostenibilidad global (ambiental social, económica). Esta nueva visión del papel de la empresa en nuestra sociedad se orienta a una visión estratégica de mejora de la gestión de sus activos intangibles (talento de los equipos humanos, confianza de los clientes, solidez de las relaciones externas de la empresa, reputación de marca...) y pretende garantizar la sostenibilidad del propio proyecto empresarial.

Por empresa socialmente responsable entendemos aquella que integra los valores sociales y solidarios de forma transversal en su proceso de planificación estratégica y de gestión, formando parte de su cultura organizativa de forma integral. Va más allá de una mera colaboración mediante donaciones o aportaciones puntuales en algún proyecto o campaña de la organización no lucrativa (modelo filantrópico), o la suma de esfuerzos en ámbitos en que la empresa y la organización no lucrativa tienen intereses comunes (modelo estratégico). Una empresa socialmente responsable participa conjuntamente con el sector social en la planificación y desarrollo de proyectos y actividades mediante la colaboración en sus juntas directivas, sus misiones e incluso en el desarrollo de sus
acciones (modelo integral). Una empresa es socialmente responsable cuando, entre otros aspectos: incorpora personas con discapacidad en su plantilla; colabora en la mejora de su entorno y con las causas sociales, culturales, deportivas...; no discrimina laboralmente por cuestiones de procedencia
o de género i desarrolla una política de comunicación transparente con sus usuarios y proveedores; implementa mecanismos de control corporativo; minimiza el impacto ambiental de su actividad...
Se trata de lo que podemos denominar como un modelo de empresa ciudadana. [+]


Ponencia en Santiago de Chile: Retos de futuro del Tercer Sector Social ante la crisis económica: cooperación entre los sectores público, privado y no lucrativo. El caso de Catalunya. Pere Mora Ticó. Vicedecano de Postgrado e Investigación de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés de la Universidad Ramon Llull. Barcelona.

Web: Escuela de Trabajo Social | Facultad de Ciencias Sociales | Universidad de Costa Rica


0 comentaris: